Con el ojo humano desnudo, la velocidad es MAESTRO no ver a Ken. En ningún momento son su increíble 100 Golpes y la segunda pasada. Sólo buena, que el desarrollo tecnológico es tan avanzado, que una cámara super lenta nos da una visión de este milagro. MANÍA!

clavos